¿Qué contiene una Vacuna?

aprendiendo-sobre-vacunas-qué-contiene-una-vacuna

Seguramente alguna vez te has preguntado ¿qué contiene una vacuna? ¿por qué hay aluminio y gelatina en una vacuna? ¿es perjudicial? ¿es cierto que su uso aumenta las reacciones adversas?

A parte de la pequeña cantidad de virus o bacterias muertos o debilitados (enseñan y ayudan a tu sistema inmunitario a combatir y responder a las infecciones) contienen más ingredientes, cada uno de ellos con una función.

¿Sabías que antes de comercializarse se someten a estrictos estudios y controles para comprobar su capacidad de respuesta inmunitaria, seguridad, estabilidad y eficacia?.

Las vacunas son medicamentos y como tales se someten a estrictos controles antes de comercializarse.

¿Qué son los estabilizantes de una vacuna? ¿Por qué hay gelatina en las vacunas?

  • Los estabilizantes se encargan de proteger a los ingredientes activos en el proceso de fabricación, transporte y almacenamiento para que mantengan sus propiedades.
  • Estabilizantes: Azúcares, aminoácidos, proteínas, gelatinas y sales.
  • La gelatina es de cerdo, concretamente se utiliza la piel o pezuñas. En algunas religiones está prohibido el consumo de cerdo pero como las vacunas se inyectan en vez de ingerirse (rotavirus no contiene gelatina) y están altamente purificadas, han aprobado su uso.

¿Qué son los adyuvantes? ¿Por qué hay aluminio en las vacunas?

  • Los adyuvantes, que se encuentran en algunas vacunas, son sustancias que ayudan a tu sistema inmunitario a responder de mejor manera a la vacuna e incluso hacen posible utilizar menos ingredientes activos y hasta disminuir el número de dosis. Aumentan tu inmunidad contra la enfermedad. El aluminio es un ejemplo de un coadyuvante.

qué-contiene-una-vacuna-aprendiendo-sobre-vacunas

El aluminio está presente en el aire que respiramos, agua que bebemos y alimentos que ingerimos. El contenido en las vacunas es diminuto.

¿Sabías que que los bebés reciben a través de la leche materna 10 mg de aluminio, si es de fórmula 40 mg y de soja 120 mg?

Se ha demostrado que, tras la administración de la vacuna, la cantidad de aluminio no varía y la mitad se elimina en un sólo día a no ser que el riñón no funcione bien.

¿Qué son los conservantes de las vacunas? 

  • Los conservantes, como antibióticos, timerosal o derivados del fenol, en muy pequeñas cantidades, protegen a la vacuna de bacterias y hongos externos, previenen su contaminación aumentando su seguridad.
  • En la actualidad, el timerosal solo se utiliza en viales (envases) de vacunas que tienen más de 1 dosis. Esto se debe a que cada vez que se extrae una dosis individual del vial, es posible que ingresen gérmenes nocivos. La mayoría de las vacunas están disponibles en viales de dosis única y no lo contienen.
  • No se utilizan antibióticos a los que las personas suelen ser alérgicas. Los más usados son: neomicina, estreptomicina, polimicina B, clortetraciclina y anfotericina B.
  • El  Formaldehído es uno de los compuestos más básicos de la industria química, se utiliza para producir medicamentos, como conservante de cosméticos y productos de higiene personal (cremas, champús..).

    ¿Sabías que  en nuestro cuerpo hay formaldehído natural. En la sangre es 10 veces mayor que la puede contener una vacuna.

Las vacunas, como todos los medicamentos, pueden producir efectos adversos, pero por lo general son muy leves como de tipo dolor, enrojecimiento, hinchazón en el lugar del pinchazo, o un poco de fiebre. Son seguras, funcionan y lo más importante, salvan vidas.

Si tienes dudas sobre vacunas no dudes en preguntar a tu farmacéutico, médico o enfermero y/o consulta las páginas de la Asociación Española de Vacunología AEV y Comité Asesor de Vacunas CAV de la Asociación Española de Pediatría.

¿Por qué mi médico no me receta un antibiótico para la garganta?

Por-qué-mi-médico-no-me-receta-antibiótico

¿Tienes molestia, dolor o picazón en la garganta? ¿Te duele al tragar? Todos hemos tenido dolor de garganta en esta época del año ¿No serás de los que se quejan porque el médico no te ha recetado un antibiótico? ¿Sabías que la mayoría de las veces no es necesario? ¿Quieres saber por qué? ¿Sabes qué hacer cuando te duele la garganta? ¿Cuando debes ir al médico?

El dolor de garganta se puede deber a muchas causas (tabaquismo, reflujo gastroesofágico, rinitis alérgica, exposiciones al aire acondicionado..) aunque la mayoría de las veces se produce por infecciones víricas como la gripe y el resfriado, por lo que  suele ir acompañado de otros síntomas: dolor de cabeza, fiebre y malestar general típico de un cuadro catarral.

¿Qué es la faringoamigdalitis?

La faringoamigdalitis es una enfermedad infecciosa muy frecuente que se transmite a través de pequeñas gotas de saliva, al estornudar, toser e incluso hablar.

También se propaga a través de las manos por lo que te recuerdo la importancia del lavado de manos, ¡ejem! añado “toser con el codo”  y utilizar pañuelos de un solo uso para evitar posibles contagios.

¿Porqué no te recetan un antibiótico?

La mayoría de las faringoamigdalitis son de origen viral (80 de cada 100 casos), no están producidas por bacterias. No te recetan antibióticos porque sólo son eficaces contra bacterias y no combaten a los virus.

Le dijo el virus al antibiótico: ¡Warning amigo! aunque pulules por aquí el proceso durará los mismos días, unos 7, y corres el riesgo de hacer que otras bacterias se hagan resistentes a tus encantos perdiendo tus superpoderes”.

También hay faringoamigdalitis bacterianas, más frecuente entre los 5 y 15 años y poco frecuentes en menores de 4 años y mayores de 45. Estas “sí” se tratan con antibióticos.

Pero ¿cómo sabe mi médico si es vírica o bacteriana? no me ha realizado ninguna prueba

En medicina no todo son pruebas, a veces el diagnóstico es clínico, es decir, el médico se basa en los síntomas y la exploración que realiza al paciente.

Muchas veces no es fácil distinguir una faringoamigdalitis vírica de una bacteriana.  Su evolución, tratamiento y las complicaciones son diferentes, por lo que pueden realizarte  un cultivo faríngeo o un test rápido de detección antigénica de Streptococcus pyogenes o beta hemolítico del grupo A (EBHGA), causante del 30% de las faringoamigdalitis bacterianas.

¿En qué se diferencia la faringoamigdalitis vírica de la bacteriana?

  • Las víricas se acompañan de síntomas catarrales: tos, rinitis (picor, estornudos, congestión o secreción nasal) , mialgias (dolor muscular), conjuntivitis e incluso diarrea, sin o con fiebre leve.
  • Las bacterianas aparecen de forma brusca con fiebre alta, dolor intenso al tragar y no se acompañan de tos, rinorrea (secreción nasal). Además los ganglios linfáticos del cuello están inflamados, el dolor de cabeza y corporal suele ser intenso y se puede acompañar de náuseas, vómitos, sarpullido o exantema.

¿Cuándo debo ir al médico? 

  • Fiebre elevada y mal estado general.
  • Disfonía (afonía o ronquera) de más de 3 semanas evolución.
  • Dolor de garganta recurrente o que dura más de 1 semana.
  • Dificultad para tragar o respirar.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Sarpullido.
  • Si has tomado antibiótico hace menos de una semana y no mejoras.

Tratamiento

Como has visto no se necesitan antibióticos para la mayoría de las infecciones de garganta, los síntomas mejoran solos al cabo de 1 o 2 semanas.

Para aliviar los síntomas puedes utilizar:

  • Antiinflamatorios y analgésicos como el ibuprofeno y paracetamol.
  • Bucofaríngeos de acción local en forma de comprimidos para chupar, sprays de pulverización bucal  que contienen antisépticos (clorhexidina, amilmetacresol, alcohol diclorobencílico…), anestésicos (benzocaina, lidocaína..)

Pide consejo en tu farmacia, te ofrecerán el remedio más adecuado para aliviar el dolor de garganta e indicarán cómo utilizarlo.

Consejos 

  • Dieta ligera e incrementar ingesta líquidos.
  • Mantener una buena ventilación y humedad adecuada del ambiente.
  • Evitar bebidas muy frías o muy calientes o muy picantes.
  • No fumar y evitar ambientes muy cargados de humos.
  • Evitar cambios bruscos temperaturas.
  • No forzar la voz.
  • Importante para evitar contagios: usar pañuelos un solo uso y lavarse las manos frecuentemente.

los-antibióticos-siempre-con-receta-médica

Recordarte que los antibióticos los prescribe el médico,”necesitan receta médica”. El médico es quien diagnostica y quizás alguna vez te recetó uno para algo similar, pero te exploró. No pienses que lo que “funcionó” una vez sirve para las siguientes, aquí un ejemplo: en las faringitis víricas los antibióticos no son útiles.

Te dejo enlace que te puede interesar donde profesionales médicos de atención primaria responden tus dudas Pacientes SEMERGEN

Fuentes:

CDC Dolor de garganta

Faringoamigdalitis aguda ¿Tratamos con antibióticos o no?